domingo, 15 de enero de 2017

Protecting Me - Capitulo 7

Publicado por Claudia K. Loayza M.
Era un nuevo día y tenía que volver a clases como de costumbre, el día de ayer fue bastante relajado, si bien la familia de mi padre – menos mi tía ya mencionada – seguían tratando de menospreciar a mi madre y dejarme como un malcriada el resto fue relajante. Me levante de mi cama y me fui a duchar, el atuendo que escogí para hoy constaba de un jean ajustado, unas botas con taco de color gris claro, un remera blanca, una bufanda gris con una casaca del mismo color y medio suelto, un bolso de mano, pulsera y unos lentes de sol (solo por si lo necesito), me amarre mi cabello en una cola alta y salí de mi apartamento, tenía tanta ropa bonita de los viajes que hice con mis padres que valía la pena ponerse una vez por lo menos y no tener siempre mi aspecto rockero de siempre.


Una vez lista para ir a la academia me fui en mi auto, ese que hace tiempo – dos semanas atrás – Clarissa comento o fui yo, ya no recuerdo, que es nada menos que un hermoso Audi R8 Spyder color blanco. En el recorrido me puse a escuchar a “The Cab” a todo volumen ya que tenía las lunas subidas con el aire acondicionado atemperando el auto.

I gave you everything you ever wanted
You gave me nothing but grief
Now that I'm gone you'll see I'm your missing piece
Well, good luck, finding another me
Finding another me
Remember how I used to kiss you
You can kiss that all goodbye
Remember how I used to miss you
Now you don't even cross my mind
And I can't remember why I ever
Let you walk all over me
I won't take your shit forever
Now it's time for me to leave

Esa parte de la canción era la que más fuerte cantaba por lo mucho que coincidía con lo que me había ocurrido, nunca llegare a entender porque las persona cuando estamos mal terminamos recurriendo a canciones tristes o por el estilo, era algo como que inevitable y dado que no quería amargar mi día me puse a escuchar otra canción más movida cuando termino “Another Me” pase a “Discord” de The Living Tombstone. Cuando estaba a mitad de camino de la academia pude ver pasar por mi lado al ragazzo en su moto, ya que él no tenía ni idea del modelo y marca de mí adorado auto le daría un pequeño susto,  acelere lo máximo que el trafico me permitía y trate de llegar lo más cercano al ragazzo posible, al llegar pude ver como el ragazzo se bajaba de la moto y se reunía con el grupo de chicos, estacione mi R8 lo más cerca posible de la moto del ragazzo y me puse mis lentes de sol antes de bajar – estos me daban un aire de misterio pues los chicos jamás me vieron vestida asi y los lentes tapaban el color de mi ojos, en resumen un desconocida total.

A medida que salía de mi auto vi como los chicos de la academia volteaban a verme, la chicas por su parte me miraban con odio y envidia, cerré la puerta del auto y me dirigí a donde estaba el ragazzo quien no despegaba su mirada de mí, cuando llegue a donde estaba el susodicho me acerque lo más sensualmente a su oído y le dije:
-     No me imagine que te gustaría tanto mi nueva apariencia que  no podrías dejar de mirarme ragazzo – una vez termine de hablar me aleje de él y me pare como de costumbre
-     Mariella, jamás creí volver a verte vestida de esa forma – la única que podía decirme eso del grupo era Clarissa ya que era la única que sabía que tipos de ropa tenia
-     ¿Eres Mariella? – todos los chicos me preguntaron lo mismo al mismo tiempo
-     La misma de siempre – podía ver como Adrian aún no salía de sus asombro – que pasa ragazzo, por qué tan callado
-     Solo me preguntaba quién sería tan loca de usar lentes de sol con el cielo nublado
-     Seguro que es solo eso, tu cara parecía decir otra cosa – puse mi expresión más angelical posible
-     Aunque la mona se vista de seda, mona se queda – dicho eso, en un perfecto español, se fue adentrando en la academia
-     Mariella, por favor no hagas nada malo – hay Clarissa, con lo bien que me conoces sabes que eso es imposible
-     Mi querida y adorada amiga, cuando yo he hecho algo malo – el tono en el que lo dije fue altamente sarcástico/angelical, espera ahora que recuerdo mañana es miércoles lo que significa que no hay clases – chicos porque no vamos hoy a mi local, un momento de diversión no vendría mal – ellos sabían que me refería al local donde se había desarrollado aquella “batalla” de baile
-     Mariella – el tono de advertencia de Clarissa era únicamente notorio para mio por el tiempo que tenía conociéndola
-     Está bien, no voy a hacer nada, solo quiero disfrutar de un rato con todos – por ahora me olvidaría de la venganza.

El resto de las clases fueron de los más tranquilos por decirlo de alguna forma, en una que otra clase los chicos se me quedaban viendo porque para ser sincera, la ropa que tenía puesta me sacaba más cuerpo del que mostraba con mis otras ropas estilo rockero. Cuando terminaron las clases me fui a mi hogar ya que tenía que alistarme, desde la primera semana que estuve en Paris no había vuelto a  ir a ese lugar y si bien era la dueña desde la muerte de mi padre – quienes apropósito tenía varios locales de todo tipo de cosas aquí en Francia – tenía a personas que se encargaban de adminístralo todos los locales.

Una vez fue la hora que había acordado mediante whatsapp con los chicos me aliste y fui al local, básicamente era lo mismo de la mañana solo que sin la casaca y la remera era algo más corta por las mangas, uno de los últimos arreglos que había hecho mi padre en el local fue poner aire acondicionado en todo el total y con energía solar para que nadie se muera de calor mientras bailan o disfrutan de la noche. Al llegar vi que había más personas de lo esperado lo cual jugaba a mi favor, había escogido una zona vip para nosotros, a los minutos llegaron los chicos y se reunieron conmigo.

-     Supongo que ser amiga de la dueña tiene sus ventajas – comento Katy, en realidad casi gritaba dado el volumen de la música
-     ¿Qué crees tú? – mire al ragazzo que estaba más serio y hable con Natalie - ¿Que tiene Adrian?
-     Vino en contra de su voluntad o eso creo – si lo que dice Natalie es verdad, mejor ni hubiera venido
No quería que arruinar mi noche por lo que actué por impulso y le dije:
-     Vamos ragazzo a bailar para cambiar tu cara – lo agarre de su muñeca y lo jale a la pista de baile

En ese momento estaba sonando “Don't Wanna Go Home” de Jason Derulo, aunque a medio camino el ragazzo se soltó de mi agarre y se fue a donde estaba el resto de chicos, yo continúe mi canino y me puse a bailar la canción dejando que el ritmo me lleve, baile con un montón de personas, desde que tengo uso de la memoria siempre he sentido una fascinación por el baile y el canto, de hecho esa fue la principal razón por la cual me metí en la academia de artes escénicas de Italia

From the window (from the window)
To the wall (to the wall)
This club is jumpin' (this club is jumpin')
Til tomorrow ('Til tomorrow)
Is it daylight? (Is it daylight?)
Or is it night time? (Is it night time)
One o'clock, two o'clock, three o'clock, four
We gon' tear the club up (up, up, up, up)

Dayo, me say dayo,
Daylight come and we don't wanna go home.
Yeah so, we losin' control,
Turn the lights low 'cause we about to get blown.
Let the club shut down,
(We won't go, oh, oh, oh)
Burn it down,
(To the floor, oh, oh, oh)
Dayo, me say dayo,
Daylight come and we don't wanna go home

Todo el mundo se puso a cantar el coro a todo pulmón y en ese momento solo pude sentirme plena, recordé una situación muy parecida solo que con la canción “Yeah” y estaba compaña por Darius y mis amigos de Italia, fue en ese momento en el que me sugirieron entra a la academia de artes de Italia.

Estuve así durante toda la noche disfrutando de la música y el baile que me olvide te toda situación existente, los problemas con la familia de mi padre, lo mucho que extrañaba a la familia de mi madre y mi vida en Italia y todo lo que me ocurría en Paris, claro que al día siguiente me maldice por la resaca que tenía y más al ver el estado en el que había dejado mi casa antes de salir, la sala y el comedor era las mas fáciles de ordenar, pero mi cocina era otra historia, los plato y utensilios que había usado estaban todos sucio y al no tener un lavaplatos – porque viviendo sola era un desperdicio tenerlo – no me quedo más que otra que ponerme ropa cómodo y lavar lo usado, pero antes de poder iniciar mi tare alguien todo el timbre

-     Odio a Aisha – entro despotricando Clarissa a mi casa ni bien le abrí la puerta
-     Hola Mariela ¿Cómo estás?, yo muy bien Clarissa que te trae por aquí – dije irónicamente
-     No tengo tiempo para esas cosas – vaya, para que Clarissa este enojada algo debió suceder – Aisha es una maldita desagraciada
-     Por qué dices eso – pregunte mientras iba a mi cocina para continuar con lo que tenía que hacer
-     La maldita le estuvo coqueteando todo el rato a Matt e incluyo la muy desgraciada se quedó a dormir donde él
-     Estas segura que no estaban simplemente hablando – dije mientras empezaba a lavar los platos
-     Estoy segura que le coqueteaba, además que vas a saber tu si toda la noche te la pasante dios sabe dónde – Clarissa era mi amiga pero lo que voy a permitir eso
-     Bájale a tu enojo que no te permito hablarme así por muy amiga que seas – hice una pausa para poder tranquilizarme – Aisha, Matt y Adrian son amigos de la infancia, que se pongan a hablar Aisha con uno de ellos es normal teniendo en cuanta el tiempo que se conocen y en cualquier caso Matt no es nada más que tu amigo por lo cual a no ser que sea su pareja no tienes derecho a contralar su vida y desptricar contra toda chica que hable con él
-     ¿Eres mi amiga o mi enemiga?
-     Te digo las cosas como son, Aisha es su amiga de la infancia y ni tu ni nadie va a cambiar eso por mas celos que tengas
-     Ayúdame a estar con él
-     ¿Perdón?
-     Que seas mi celestina y me ayúdame a ser pareja de Matt – Clarissa puso una cara de perrito herido
-     No pienso ser tu celestina ni nada por el estilo, si quieres estar con él telas tendrás que arreglar tu sola
-     Mariella, eres mi mejor amiga, tienes la obligación como mejor amiga ayudarme en esta situación
-     Yo no tengo la obligación ni nada por el estilo de ayudarte en esta situación ni en ninguna parecida, porque lo que tú quieres es alejar para siempre a Aisha de Matt y no voy a formar parte de ese plan
-     Cuando querías estar con Salvatore te ayude como tu mejor amiga y tú no puedes ayudarme con Matt, eres demasiado egoísta Mariella – dicho eso se fue dando un portazo de mi casa

Tire el trapo que tenía en mis manos por la frustración que tenía, Clarissa sabía lo mucho que odiaba hablar de Salvatore y me lo tenía que mencionar, entendía que estaba enojada pero ella me conocía muy bien como para saber que jamás me metería en ese tipo de situaciones  porque como decía el dicho “El tercero siempre sale sobrando”, estaba tan metida en mis pensamientos que no me daba cuenta de nada a mi alrededor

-     Debo suponer que es la primera vez que tú y Clarissa que pelan así por cómo estas – la voz de ragazzo sono en mi cocina que me saco de mis pensamientos y lo mire extraña
-     ¿Cómo diablos entraste a mi casa?
-     Por la ventana de tu cuarto – lo dijo como si fuera la cosa más común
-     Esta loco, te pudiste haber caído – me preguntaba seriamente si al ragazzo le faltaba algún tornillo en la cabeza
-     Debes de dar gracias que ni Aisha ni Matt estaban en casa porque los gritos de Clarissa se escuchaban hasta la torre Eiffel –hubo un momento de silencio antes de que el ragazzo volviera a hablar – gracias por defender a Aisha siendo Clarissa tu mejor amiga
-     Es por el mismo hecho que Clarissa es mi mejor amiga que defendí a Aisha – Adrian parecía no entender lo que quería decir – Cuando Aisha me comento en una clases que ustedes tres habían sido mejores amigos desde pequeños me hizo recordar a Clarissa y yo y se que no me gustaría que un chico lograra separarme de ella y viceversa
-     Aisha fue un salvavidas para nosotros cada vez que nuestros padres salían de viaje
-     Clarissa es más como una prima que como una amiga, siempre hemos estado las dos juntas contra el mundo malvado de los adultos – lo último lo dije de forma divertida recordando las travesuras que hacíamos las dos
-     Parece que los dos hemos tenido grades amistades
-     Eso parece – un sonrisa se formó en mi rostro involuntariamente – ¿te quedas a desayunar?
-     Quien diría que estaría escuchando una amable invitación tuya
-     No hagas que me arrepienta de preguntarte – para ser sincera el lado fastidioso y gracioso de Adrian en ocasiones me agradaba


El resto de la mañana lo pase acompañada del ragazzo, Clarissa y los chicos del grupo tenía razón en algunas cosas, Adrian y yo teníamos muchas cosas en comunes que hacían que las conversaciones entre nosotros fueran más fluidas y relajadas de lo que me esperaba.

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Hopes and Dreams Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare

7