viernes, 4 de agosto de 2017

Protecting Me - Capitulo 10

Publicado por Claudia K. Loayza M.
La semana había pasado casi volando, los chicos habían decidido jugarme una pequeña broma y no me dijeron nada de que el ragazzo y yo habíamos sido elegidos para representar a la academia  en el concurso de baile y dudo que me enterara sino hubiera sido por Darius o hasta que la profesora de Danza nos hubiera citado para ensayar, los cuales iban a iniciar la próxima semana.


-     Muy gracioso de su parte no decirme que iba a representar a la academia – comente muy enojada, estábamos con los chicos reunidos en un café cerca de la academia
-     En nuestras defensa era de esperar que tu salieras elegida al venir de la academia de Italia – Teniendo en cuenta lo que Dulce había dicho, si era lo más lógico pensar, pero jamás no diría en voz alta
-     Vamos que fue una pequeña bromita
-     Pues mira como estoy riendo, Lorenzo – hice una mueca que causa cierta gracia a Adrian – y tú que te ríes ragazzo
-     Soy yo quien debería de estar quejándome de bailar contigo – a veces y solos a veces quería matar al ragazzo, a quien engaño, todas las veces quería matar al ragazzo quien estaba sentado a mi costado
-     Pero si Mariella es la gran bailarina de todo Italia, la mejor de todas – el sarcasmo era evidente en la voz de Clarissa, esta me la pagara
-     Clarissa, querida, no necesito que me defiendas que solita lo hago mejor
-     Pero si Clarissa siempre ha sido una gran defensora
-     Y tú te ves mejor calladito Zack – No es que hoy es el día de molesten todos a Mariella
-     Dejen en paz a mi podre cuñadita – oh Matt no debiste decir eso
-     Ni yo tengo una relación con Adrian, ni tú lo tiene con Clarissa para que seamos cuñados – mire a la nombrada y casi me suplico que no prosiguiera pero esta era mi venganza – a no ser que ustedes ya tiene una relación formal, ahí sí sería mi cuñadito –¡Venganza!
-     Creo… que ya… debemos regresar a la academia – Clarissa estaba notoriamente sonrojada que era tierna verla así
-     Si… volver a la academia – no, si Dulce era igual a mas fastidiosa que Adrian y yo
-     Yo voy a ir adelantándome – dicho eso Clarissa se fue y acto seguido Matt
-     Son muy malos con Clarissa y Matt – intervino Derek, podía decirse que era el menos fastidiosos del grupo
-     Ya es hora que eso dos den el siguiente paso – y Natalie tenía razón, desde que llegue me pude dar cuenta de eso
-     En ese caso lo mismo debería hacer otras dos personas presente – por primera vez en lo que estábamos en el local, Aisha hablo a lo que todos nos miraron al ragazzo y a mi
-     Ni en tus mejores sueños, ragazzo – dije mirándolo antes que el dijera una tontería ególatra
-     Bueno ya es hora de ir a clases y no quiero faltar – la voz de Katy se hizo presente, quien tampoco había hablado mucho – vamos
-     Yo no voy a entrar, me toca Apreciación Musical Contemporánea  y me dueño el profesor al hablar – parecía que pusieran un somnífero en su salón – además tengo una fiesta que organizar
-     ¿Qué fiesta? – pregunto intrigado Zack
-     Es una sorpresa – les guiñe un ojo y proseguí - ya les diré más tarde, nos vemos

El ragazzo parecía estudias mis gestos con curiosidad ya que al ser muy parecido, lo cual era extraño, sabíamos cuando una ocultaba algo y era la primera vez que me pasaba algo así con una persona, quería suponer que todo se debía al sueño que tuve en Italia con el ragazzo.

Luego de habla con aquella persona me fui a la casa de mi abuela a poder dormir y planear mi viaje de regreso a Francia, agradecía haberle escrito a Clarissa para que los chicos no estuvieran preocupados por mí.

-     Buonanotte, nonna – salude a mi abuela quien estaba en la terraza
-     Come circa, mia bambina, hanno risolto gli inconvenienti – ni bien habia puesto un pie en Italia de conté todo a mis familiares
-     Non ti preoccupare, nonna, ho capito tutto sistemato – dicho eso le di un beso en la frente y me dirigí a mi habitación para poder dormir

 De la nada sentí un peso encima de mí y me empecé a asustar, quise gritar pero cuando abrí mis ojos para ver al desconocido lo primero que apareció fue el ragazzo, cerré mis ojos pensando que era un sueño para luego abrirlos, pero el ragazzo seguía encima de mí y con el rostro muy cerca al mío, de la nada dijo “No sabes cuánto anhele esto” para luego besarme muy apasionadamente he de decir, no sé en qué momento yo le seguí el beso y de pronto las cosas empezaron a subir de tono, algo no estaba bien y al rato lo entendí todo, solo era un sueño

Aún sigo sin entender porque soñé algo tan… erótico con el ragazzo si para aquel momento no estábamos tan cercanos, a quien engaño, se perfectamente porque había soñado eso y era algo que me daba temor que ocurriera por muchas razones, no después de todo el daño que los chicos me habían causado, pues antes de conocer a Salvatore ya otros habían tratado de estar conmigo por la fama y riqueza de mis padres.

Para muchos ser billonaria era algo bueno, pero la verdad es que era una martirio, nunca sabias si las personas que están a tu alrededor lo hacen porque te quieren de verdad o solo por tu dinero, casi ninguna relación amoroso habían sido por amor y muchas de mis amistades eran falsas, en eso agradecía que Clarissa estuviera aquí porque si no jamás hubiera confiado en los chicos del grupo y menos en la chicas, sin darme cuenta me había quedado parara en un cruce estado luz verde para pasar.

-     A veces es mejor no pensar en nadad – la voz del ragazzo se hizo presente
-     No sé de qué hablas – lo que menos quería era hablar por lo que empecé a caminar
-     Hubo un tiempo que yo pensaba lo mismo que tú – por la cercanía de la voz del ragazzo asumí que me estaba siguiendo
-     Realmente no sé de qué estás hablando
-     Mariella – mientras decía mi nombre me agarro del codo haciendo que me girara y terminara estampándome con su pecho, el ragazzo era un poco alto por lo que tuve que levantar la cabeza para poder verlo

Me di cuenta que por la posición que el ragazzo mantenía su agarre en mi codo, pero que ahora la otra mano la tenía en cintura manteniéndome pegada a él y yo tenía ambas manos en su pecho, nuestros rostros estaba tan cerca que únicamente faltaba que yo me pusiera de puntillas para poder besarlo, si pensándolo bien quizás no debí recordar mi sueño, aunque todo se acabó cuando se escuchó un claxon de un carro y se nos fue inevitable reírnos por la cara que tenía el conductor.

Inevitablemente nos separamos y seguimos caminado, cualquiera pensaría que estábamos grabando una escena romántica por la forma en como sucedió, el resto del trayecto a nuestros hogares fue en silencio, pero uno tranquilo y reconfortante. Ya cuando estuve en mi casa me puse a hacer unas cuantas llamadas y algunos encargos para lo que tenía planeado. Ya para cuando todo estuvo organizado me aliste para ir al local de prácticas de la banda, opte por cambiarme de ropa, pase de una jean simple a uno con parte desgastada, de una remera manga larga a una sin mangas color blanco, me puse una polera negro y rosado y para combinarlo una zapatilla planas y bolso del mismo color, agarre las llaves de la casa y me salí.

-     Puedo preguntar porque todos están sentados – comente una vez entre al lugar y a medida que lo decía me di cuenta de algo - ¿Dónde está el ragazzo?
-     Me dijo que no iba a venir – respondió Matt, el ragazzo faltando a un ensayo cuando él era el primero en criticarme cuando llegaba tarde
-     Olvida eso, tengo una canción que quiero practicar – intervino adrian, quien entro intempestivamente y se puso rápidamente la correa de su guitarra, cuando iba al micrófono hablo – me gustaría que ensayáramos sin que tu cantes
-     Las veces que no cante lo hiciste tú y la verdad tengo tanta curiosidad de saber la canción que quieres practicar que no reclamare nada -  dicho eso me fui al puf que está disponible

Tanto las chicas como yo realmente teníamos curiosidad de saber la canción que practicarían, porque siendo sinceras, el ragazzo no era de los que tomaban esa iniciativa, todos estaba listos luego de que Adrian les diera una partitura a cada uno y charlaran un rato, algo bueno del grupo es que al instante sacábamos el ritmo de una canción si teníamos las partituras de cada instrumento. Cuando empezaron a tocar la que más impresión de todas se llevó fui yo.

Hoy que el tiempo nos cambió donde andarás,
Te necesito encontrar,
Después desaparecer
Tal vez lejos de mí sigo guardando el dolor

Lo característico de la canción era su guitarra imponente que poseía ya que era muy poca la letra que tenía, era una canción que había escuchado hace mucho tiempo atrás y de la cual dudaba que pudieran encontrarlo muy fácilmente porque el grupo no era ni de este continente

Ámame, miénteme, tócame,
Piensa en mí extráñame abrázame...

Después de un día sin ti puedo morir.
Dime perdí la razón

La fuerza con la que el ragazzo tocaba y cantaba a la misma vez era casi similar a la del vocalista del grupo, en lo que quedo de canción tenía tan fija la mirada en como tocaba Adrian que uno pensaría que me estaban hipnotizando, ya cuando terminaron fui la primera en hablar.

-     De donde conoces esa canción – mi voz zona casi inquisitoriamente
-     Qué interés tiene eso – respondió el ragazzo indiferente, o de esta no te escapas
-     ¿Qué de malo tiene la canción? – intervino Katy, todos los chicos estaba expectantes de mi reacción, desde su punto de vista, extraña
-     Es de una grupo peruano llamado Libido, no hay forma de que por pura casualidad el ragazzo haya dado con esa canción en youtube porque si y menos escuchado en emisoras porque no lo pasan por aquí, sin contar que es de hace 18 o 19 años – ese grupo fue el primero que había escuchado de rock cuando fui de viaje a ese país, me enamoro la forma como tocaba y la pasión que ponían que decidí a raíz de eso irme a este tipo género musical
-     No tengo porque responderte
-     A veces te comportar como un completo idiota, Adrian – si, tenía duda por saber dónde lo había escuchado, pero tampoco le iba a rogar, antes muerta
-     ¿Por no responder tú pregunta? – el tono del ragazzo era notoriamente sarcástico
-     Dejándote de lado – me gire para ver a los chicos y proseguí – se acuerdan de la sorpresa que estaba haciendo, pues la verán hoy en mi discothèque, menos tu ragazzo
-     Claro, con las ganas infinitas que tenia de ir – sarcasmo modo on por parte de Adrian
-     Por favor chicos, no peleen más – intervino Dulce, sí que en ocasiones hacía referencia a su nombre al ser muy Dulce
-     No pierdas tiempo dulce, son como perro y gato – podía sentir como Matt trataba de no reír mientras habla.
-     En fin los espero en la noche, Chiao  - eso ultimo lo dije lanzando un beso volado, a medida que salía del local pude escuchar la voz de ragazzo hablando
-     Si querías un beso solo debías pedírmelo
-     Я имел это в моих мечтах – era ruso y se pronunciaba algo así YA imel eto v moikh mechtakh
-     ¿Qué has dicho? – oh ragazzo ero te enseñara a no molestarme, porque puedo decirte hasta una verdad como lo de mi sueño en cualquier idioma y tu jamás sabrás, hasta un insulto puede ser.
-     Averigua el idioma y tradúcelo, aunque para eso tendrías que aprenderte lo que dije – tenia fe en que no se lo hiciera
-     El no sabrá ruso, pero te recuerdo que yo si – esa voz solo puede pertenecer a una persona, me gire lo más rápido que pude y corrí conde el dueño de la voz
-     ¡¡¡Primo!!! – grite lo más que pude, creo que me escucharon hasta en china
-     ¿Таким образом, вы мечтали с поцелуем от этого мальчика (Takim obrazom, vy mechtali s potseluyem ot etogo mal'chika)?
-     Yo no tengo idea de que estas diciendo – de haber sabido que mi primo por parte de mi madre iba aparecer jamás hubiera dicho lo del besos básicamente porque sé que me va a molestar de por vida y no puedo evitarlo, como ahora – yo… tengo que irme porque… tengo cosas que hacer

Dicho eso, y no tengo vergüenza de decirlo, salí corriendo cual cobarde del local por miedo a lo que fuera a decir mi primo, pero sobretodo que le fuera a contar algo al ragazzo, es en este momento que medito lo que acabo de revelar, sobre todo porque al vivir en Italia soy muy apegada a la familia de mi madre y eso implica que la relación con mi primo es muy estrecha, es decir no tenemos problema alguno en molestarnos hasta no poder más, tan bien influye que éramos los únicos contemporáneos, si bien tenía otro familiar contemporáneo este no se encontraba con nosotros.

El resto de la tarde me la pase ultimando detalles con el fin de olvidar lo ocurrido en la tarde, estoy segura que eso me va a atormentar la vida entera – y no es por sonar mala pero preferiría a mi primo un poco lejos de mí – para cuando me di cuenta estaba con el tiempo a las justa  para arreglarme e ir a mi discothèque, agarre las prendas que puede y termine eligiendo una blusa de tiras con un bordado parecido a un atrapa sueños que iniciaban en la parte del busto y que iban del largo de la blusa, un jean pitillo azul con toques claros, unos sandalias con tacos negros y brillos, una anillo con una piedra negra en forma de gota, unas 5 pulseras idénticas, aretes que hacían juego con el bordado de la blusa y para abrigarme en lo que iba hasta el lugar una chaqueta de vestir negra, al final termino gustándome la combinación y me dirigí a mi audi R8 para no malograr mi peinado que era una simple cola alta – ya saben, cuando te tienes que poner cualquier casco terminas o soltando tu pelo o estropeándolo.

Ya en el local la música latina se escuchaba fuerte, es era la sorpresa, en vista de que cuando salimos a bailar solo fuimos Aisha, Matt, Adrian y yo; quería en esta oportunidad que todos estuvieran, podías ver a las personas entrando de lo más animados y esos me alegraba ya que todo salía como quería, adentro todo era mucho mejor, las personas bailaban muy animados como podían, muchos estaban en la pista mientras que algunos como mis queridos amigos se encontraban en las zonas vip.

-     Yo me esfuerzo en hacer todo esto y ustedes aquí, todos sentados – le reclame claramente de broma cuando llegue donde estaban ellos
-     Sera porque ninguno de ellos sabe cómo bailar este tipo de música – el ragazzo estaba de lo más relajado sentado en una de los sillones largos, tenía los brazos extendidos en el respaldar, como si tuviera los brazos en los hombros de dos chicas invisibles
-     Yo recuerdo a una persona que si sabía – dije mientras me quitaba la chaqueta y lo apoyaba en el sillón, sacando un brazo del regazo porque era el único lugar libre, vaya suerte a mía
-     Por favor chicos no peleen ahora – intervino Katy y el resto de chicas le secundaron, tan mala imagen teníamos los dos que pensaran eso
-     Adrian tiene razón, solo unas pocos saben cómo bailar, porque no nos enseñas – Dereck estaba en la correcto, pero en vista que Lorenzo no había venido y mucho menos mi primo no tenía idea de con quien bailar

Antes de que pudiera decir el ragazzo me jala a la pista de baile, a medida que avanzamos veo a todos los chicos en el lugar mirando a Adrian muy sorprendidos e incluso le hacen espacio cuando avanza, por los altavoces suena la canción “Hey Ma” y el ragazzo de acerca diciendo: - Si quieres que los chicos bailen, demos una pequeña demostración. Recuerdo cuando bailamos ya hace un tiempo y por inercia empiezo a mover las caderas y los brazos al ritmo de la música pegándome un poco a Adrian, no sé si los chicos habrán entendido como se bailaba o si bajaron a la pista de baile, lo único que mantenía mi concentración era la música y como de sincronizados éramos el ragazzo y yo, algo que me sorprendía ya que no era la primera vez que esto ocurría.

-     Pero mira a quien tenemos aquí – esa voz podía reconocerla a kilómetros, con mucha lentitud me gire para ver a aquella persona – pero si es nada menos que mi queridísima ex-amiga y… - antes de que continuara se fue donde el ragazzo y lo beso en la boca – mi amor

0 comentarios:

Publicar un comentario

 

Hopes and Dreams Copyright © 2010 Designed by Ipietoon Blogger Template Sponsored by Online Shop Vector by Artshare

7